Compromiso, y derecho en pro de la educación sexual.

Hablar sobre educación sexual con tu hijo puede ser intimidante y a su vez difícil para algunos padres. La educación sexual no tiene que ver solamente con las relaciones sexuales entre personas, sino también con la identificación de género (femenino y masculino) y de cómo se comporta cada niña o mujer y cómo se comporta cada niño u hombre al relacionarse con sus pares.

A nuestros hijos les hablamos indirectamente de educación sexual desde el mismo momento en el que nacen, eligiendo un color de ropa según sea su sexo.

aron-920236_1280

¿Desde qué edad se le puede comenzar a hablar sobre este tema?

Siempre que sea en un lenguaje y términos acordes a su edad, siempre se les puede hablar sobre educación sexual. A un niño en edad preescolar, por ejemplo, se le enseña las partes de su  cuerpo, usando su nombre correcto.

Desde los 8 años se les puede hablar sobre la concepción de los bebes, ir explicando a las niñas lo que es la menstruación; y en ambos géneros, conversar sobre los cambios físicos que van a experimentar en la adolescencia.

En los adolescentes se debe conversar sobre las relaciones sexuales, los métodos  anticonceptivos (condones, pastillas anticonceptivas, condones femeninos) las enfermedades de trasmisión sexual, siempre con un enfoque de formación integral y respetando tanto su dignidad como sus derechos.

¿Quiénes deben hablar sobre el tema?

Debe ser un trabajo en equipo entre padres y maestros.

La familia, por un lado, son los máximos responsables de la educación del niño, sus mayores ejemplos y quienes dan las pautas de su formación.

Los maestros pues los niños y jóvenes pasan gran parte de su jornada en los colegios, y son quienes deben estar formados en técnicas y estrategias para impartir, acorde a cada edad, estos conocimientos.

Por ello, como sociedad, debemos conversar sobre este tema y llegar a acuerdos. Es importante no dilatar cualquier decisión que tomemos sobre la enseñanza de la educación sexual, pues quienes van a finalmente a pagar las consecuencias son nuestros hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s